Nike Cortez Grises Mujer

Dice Jane Fonda en su documental ésta debe de ser la vez número mil que lo cito que le encanta la cara de Vanessa Redgrave. Ambas actrices son de la misma edad (80), pero mientras Redgrave está arrugada, luce canas y tiene aspecto de vieja gruona inglesa de vuelta de todo, la Fonda invierte enormes cantidades de tiempo, dinero y esfuerzo (ese momento TRX en el docu) en mantener un aspecto juvenil. Lo reconoce sin problemas, ridiculizando a los que aseguran que su secreto es beber mucha agua y dormir mucho.

Pero trabajé tanto tanto tanto para lo que me tocaba hacer que no tuve que pasar por esa prueba. (.) Es cierto que me sentí exigido, porque en el subtexto de Pedro siempre sonaba: ‘No bajes la guardia’. Y no la bajé. En el otro escándalo, su compaero de fatigas fue Frank Ribéry. Ambos fueron juzgados por, supuestamente, haber contratado los servicios de Zahia, una prostituta menor de edad. Un juicio del que salieron absueltos, tras reconocer Ribéry que él sí había mantenido relaciones con la joven, pero que desconocía su edad.

A las 12:55 teníamos el vuelo a Malpensa. Después de acompaarnos hasta Manises, Juan lvaro (el hermano de Toni) nos deseó suerte y entramos al aeropuerto. Estábamos contentos y despejados, sin habernos pegado la paliza de viaje en coche hasta Madrid del ao pasado, y cuando nos dimos cuenta ya estábamos volando a Milán..

La información oficial sobre los niveles de radiación no reflejaban en un primer momento ningún tipo de repunte. Fue la estación de Severodvinsk, a 40 kilómetros de Nyonoksa, la que detectó el aumento de la radiación, sin especificar, hasta ahora, los niveles alcanzados, dando lugar a todo tipo de especulaciones. Los ciudadanos recurrieron a las pastillas de yodo, ingeridas durante otras crisis nucleares, para reducir el efecto de la radiación..

Un buen follón de seales ambiguas, calles de uso exclusivo para el transporte público y un confuso sistema de giros en los cruces hacen que el camino de regreso a casa de Susan se complique más de lo previsto. Salimos de la autopista a la que nos ha llevado el GPS por una salida que no es la ideal, pero es la primera que podemos tomar sin jugarnos la vida ya que las anteriores resultan nacer en el carril más a la izquierda cuando nosotros circulamos por el totalmente opuesto. Llegamos finalmente al barrio en el que aparcar con las luces de emergencia en un sitio improvisado, ya que las plazas de aparcamiento no abundan pese a ser zona de estacionamiento de pago.

Deja un comentario